Según datos sobre contaminación ambiental de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ocho de cada diez personas que viven en zonas urbanas respiran un aire con niveles de contaminación que superan los límites recomendados por la propia organización.

Además, el estudio ‘Contaminación acústica’, elaborado por Línea Verde (un portal web en el que la ciudadanía y las empresas pueden acceder a información ambiental de su propio municipio), España es el segundo país con los niveles más altos de contaminación acústica, tras Japón, que ocupa el primer puesto.

Esto es debido a la mala planificación y gestión de las políticas públicas para evitar la contaminación y la escasa concienciación sobre los efectos que puede tener vivir expuestos a un nivel de ruido superior a los límites recomendados.

Estos datos no son muy alentadores y ponen en evidencia los graves efectos sobre la salud que provoca vivir en una ciudad altamente contaminada.

Evitar la contaminación no depende, exclusivamente, de las buenas acciones de la ciudadanía. Hacen falta políticas públicas que puedan disminuir los efectos de la contaminación urbana sobre la salud.

Aun así, tú puedes poner tu granito de arena y contribuir en tu día a día a minimizar los efectos de la contaminación.

Acciones para evitar la contaminación

Primero debes saber que, en las ciudades, se pueden dar diferentes tipos de contaminación. El blog verde, especializado en temas ecológicos, menciona los siguientes:

1. Contaminación atmosférica: consiste en la presencia en el aire de materias o formas de energía que implican riesgo, daño o molestia grave para las personas.

2. Contaminación hídrica: consiste en la liberación de residuos y contaminantes que son transportados hacia ríos y penetran en aguas subterráneas, lagos o mares.

3. Contaminación del suelo: ocurre cuando productos químicos son liberados por un derrame o filtraciones en la tierra.

4. Contaminación acústica: es el exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona.

5. Contaminación lumínica: es la sobreiluminación e interferencia que disminuye y distorsiona el brillo de las estrellas o cualquier objeto estelar, afectando el trabajo de observatorios. Esta contaminación se da durante la noche, en cercanías de las ciudades.

¿Qué puedes hacer tú para evitar cualquier tipo de contaminación?

Es muy importante que cada uno de nosotros tomemos conciencia del problema de la contaminación. Si todos los ciudadanos de una gran ciudad fuéramos conscientes de que la solución para evitar la contaminación está en cada uno de nosotros, en gran parte, el problema estaría solucionado. Pero esto es muy difícil.

Lo ideal para evitar la contaminación sería, directamente, desmasificar las grandes ciudades y mudarse a una zona libre de contaminación. Aun así, esta medida es muy extrema, y sabemos que muchas veces no se puede llevar a cabo por temas de trabajo o de estilo de vida.

De alguna manera, también, esto significa dar la espalda al problema. Por eso, puedes quedarte en la ciudad y procurar evitar la contaminación adoptando una conciencia ecológica que cuide el medio ambiente. En cada uno de nosotros está el hecho de evitar la contaminación.

¿Cómo?

En este caso y, en la medida de lo posible, puedes evitar circular por avenidas con mucho tráfico. Una buena forma de empezar con esta conciencia ecológica es ir en bicicleta o caminar antes que coger el coche. De esta manera, no solamente estarás contribuyendo con el medio ambiente, sino que, además, ganarás en calidad de vida. Si tienes que coger el coche debería estar en buenas condiciones. Afina y da mantenimiento a tu vehículo.

Otra cosa que puedes hacer para evitar la contaminación es elegir los productos que compras. No compres artículos desechables ni plásticos. Los mayores contaminantes que los humanos producimos a toneladas diarias provienen de los envases de productos que consumimos. En este sentido, puedes decantarte por productos naturales y biodegradables o derivados del papel, como el cartón. También puedes usar envases retornables y reciclar la basura.

Otras medidas que puedes tomar para evitar la contaminación

No tires basura en la calle, en los bosques ni en los parques. Intenta cuidar los bosques y las zonas verdes de la ciudad.

Usa racionalmente los plaguicidas, si te dedicas a tareas del campo o de jardinería.

Consume alimentos orgánicos o, al menos, aquellos que no hayan sido sometidos a un uso tan intensivo de productos químicos.

Reduce el consumo de electricidad, lo cual contribuirá a disminuir las emanaciones de contaminantes y partículas.

Aplicando éstas y otras medidas públicas, puedes contribuir a evitar la contaminación y a lograr que tu ciudad sea más sostenible. Estas acciones, junto con una buena gestión pública, pueden disminuir y evitar la contaminación disminuyendo la huella de carbono de las grandes áreas urbanas.

Este estudio, ‘El desarrollo adaptado al cambio climático’, del Banco Mundial, constata que “las políticas que permiten reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes climáticos de corta vida pueden generar claros beneficios económicos, sanitarios y sociales”.

Por ejemplo, el mismo informe señala que una política que promueva un transporte más eficiente (vehículos con bajo consumo de combustible) permitirá ahorrar combustible y tiempo, con la consiguiente mejora de la seguridad energética y la productividad laboral.

Todo esto se resume aplicando el poder de las tres erres: reduce, reutiliza y recicla. En definitiva: un menor consumo redundará en una menor contaminación atmosférica de todo tipo.

Fuente https://www.blogimagin.com/es/como-evitar-la-contaminacion-en-tu-ciudad/