La conexión entre los usuarios, teléfonos móviles y electrodomésticos es algo real hoy en día. Ya se puede programar desde el smartphone el funcionamiento completo de casi cualquier aparato.

Tu frigorífico puede avisarte cuando un producto va a caducar. Se acabó lo de tirar comida caducada. También se puede hacer la compra mientras vemos en directo (sí, en riguroso directo) lo que nos queda dentro de la nevera. Y precalentar el horno mientras vamos de camino a casa. Parece algo sacado de un guion de esas películas que hace unos años jugaban a predecir el futuro, pero es una realidad tangible hoy mismo.

Además de todo lo mencionado en las primeras líneas, hoy es posible hacer mucho más gracias a la revolución tecnológica que han vivido los electrodomésticos en los últimos años. Se pueden hacer cosas realmente increíbles que no solo nos permiten ser más eficientes, sino tener más tiempo para disfrutar de otras tareas más excitantes. “Los consumidores demandan aparatos que les faciliten la gestión de su tiempo, como lavadoras o lavavajillas con inicio diferido”, decía –hace poco más de un año- José Prat, Secretario General de la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE). Lo comentaba en un reportaje del diario El País en el que se analizaba lo que puede hacer por nosotros la conjunción de electrodomésticos+smartphones, un binomio responsable de la revolución en la que hoy nos centramos.

“LA CONEXIÓN ENTRE MÓVIL Y ELECTRODOMÉSTICOS ES ALGO REAL Y SERÁ ALGO ESTANDARIZADO EN POCOS AÑOS MÁS”

Control de apagado de los electrodomésticos

Ya son muchas las marcas que apuestan por tener aplicaciones con las que controlar de forma remota un electrodoméstico. Whirlpool, por ejemplo, dispone de una secadora y una lavadora que interactúan entre sí y con el usuario a la vez. El dueño de ambas joyitas puede dejar todo programado desde el móvil, sobre todo las franjas horarias para consumir en periodos valle y ahorrar en la facturas de la luz. Los dos aparatos se cuentan mutuamente cómo van a funcionar para que ellos mismo elijan los mejores programas adaptados a la colada en cuestión. La lavadora le dice a la secadora, por ejemplo, la velocidad a la que va a funcionar y la segunda ya sabe que programa de secado es el más óptimo.

Algo, sin duda, espectacular. Otra de las marcas que apuestan fuerte por este terreno es Siemens. Su aplicación para móviles ‘Home Connect’ permite al usuario tener el control absoluto de sus aparatos a través de la palma de su mano. Con este tipo de apps, Siemens asegura que pretende hacer que las tareas del hogar “sean más eficientes que nunca para poder dedicar tiempo a las cosas que realmente importan”.

Por el momento cumplen lo que prometen. A través del teléfono móvil se puede controlar, programar y configurar el funcionamiento de la lavadora, secadora, frigorífico, placas de cocina y el lavavajillas. Hacer que la lavadora y la secadora funcionen a la hora que queremos, y hacerlo desde un parque, una terraza o el trabajo es completamente posible. Solo hay que elegir en el menú del móvil las opciones que queremos. Ambos aparatos se encenderán y se apagarán de forma autónoma para hacer su trabajo y encima no consumir más electricidad de la necesaria.

Pero una de las funciones más espectaculares está en los frigoríficos: gracias a las cámaras insertadas en el interior de los mismos, el usuario puede ver en directo los productos que le faltan mientras hace la compra, o incluso recibir avisos de qué productos son necesarios. Gracias a esta función, se puede determinar un menú de camino a casa y programar a distancia la placa de cocina para que comience a trabajar. Tecnología y eficiencia unidas de la mano para hacer más fácil la vida del usuario.

Aspirar sin mover un dedo, ¿es rentable?

En noviembre del año pasado llegó un gran momento para el campo de los robots aspiradores: iRobot lanzó uno capaz de cartografiar nuestra casa. Es decir, el aparato en cuestión hace un mapa y limpia en función de dicho mapa. “El hecho de que un robot sea capaz de hacer mapas de nuestros hogares de forma muy precisa supone hacerlo mucho más inteligente y eficiente”, dijo en la presentación Colin Angle, consejero delegado de iRobot.

Gracias a esta evolución la domótica daba otro salto evolutivo, corrigiendo un error de los actuales robots aspiradores: muchos de ellos limpian en zonas que ya habían gestionado. Esta era una de las razones por que era una opción algo en desventaja con el aspirado tradicional. Por supuesto, con este nuevo modelo, también saltan la barrera de los obstáculos. A pesar de este ‘contra’, su principal ‘pro’ sigue siendo de aupa: no solo limpian las casas, las higienzan por completo llegando a rincones que incluso algunos usuarios no sabían ni que existían

Otros pros y contras de los robots aspiradores que se deben tener en cuenta:

  • La forma de los aparatos: las esquinas siguen siendo un duro rival para ellos.
  • El tamaño: es otra de las razones por las que perdían en el terreno de la eficiencia. Al ser más pequeños sus depósitos también lo son y la superficie aspirada es menor.
  • La principal ventaja es que limpian solos y evitan la preocupación de tener que gestionar esta tarea. Además lo hacen sin cables.
  • Igual que otros electrodomésticos, los robots aspiradores se programan para encenderse y apagarse solos.
  • Su mantenimiento es sencillo. No usan bolsas, solo hay que vaciar el depósito de aspiración.

Fuente http://www.etiquetaenergetica.com/la-tecnologia-al-servicio-la-eficiencia/