La cooperativa soriana de consumidores y usuarios de energía renovable Megara Energía, en colaboración con la Fundación Caja Rural de Soria, se ha propuesto ayudar al sector agropecuario en el ahorro energético y conseguir así que las explotaciones sean más competitivas. El objetivo es hacer del campo un sector con opciones laborales, de cara a atraer habitantes al medio rural, una prioridad en estos momentos teniendo en cuenta el mal endémico de la despoblación que asola a la provincia, así como a otros territorios de la meseta castellana. Según el director de Soriactiva, Anselmo García, «el 6% de toda la energía que se consume en Castilla y León lo hace el sector agroganadero». Por ese motivo, la Fundación sostiene que con medidas eficientes «se puede ahorrar entre un 20 y un 30% de la factura de la luz. Así conseguiremos que el sector primario sea más competitivo y podremos intentar atraer población a través de este sector estratégico», añadió García.

Reconoce el director de Soriactiva que «el gasto energético no es una causa directa de la despoblación del medio rural, pero sí que está indirectamente relacionado con la falta de rentabilidad de las explotaciones agrarias y su consiguiente abandono». Porque tiene claro que los costes energéticos constituyen unos de los principales factores que lastran la viabilidad del campo, de modo que «el ahorro y la eficiencia energética se configuran como uno de las principales medidas dirigidas a reducir el gasto energético y por lo tanto mejorar la competitividad del sector».

En Soria hay 1.200 suministros de explotaciones agropecuarias, 400 están incluidos dentro del término municipal de la capital con sus barrios y sus localidades pedáneas, y el resto se ubican en el medio rural. Son los suministros denominados 3.0A, aquellos de más de 15 KW de potencia. «Hay de todo: regadíos, elevadoras, granjas, naves, almacenes…», señala Fernando Rubio, de Megara Energía, cooperativa que ha realizado un estudio de la situación de consumo energético en la provincia con el objetivo de conseguir un ahorro energético en el sector primario. Y es que Megara Energía ha constatado que estos 1.200 suministros tienen contratada entre 25 y 30 KW de potencia media, lo que supone un exceso de potencia de un 42%. «Esto implica que el agricultor o ganadero tiene que pagar un 30% más al año en su factura de la luz», asegura Rubio. Lo cierto es que la solución es más sencilla de lo que parece, ya que «corregirlo conlleva una llamada a la operadora en cuestión y reducir la potencia, por una cantidad de 29 euros que sólo pagará esa vez; no hay más gastos nunca más. Y a partir de entonces se ahorrará un tercio de la factura», explica Fernando Rubio.

Es más, pone como ejemplo un cebadero de 1.000 plazas de cerdos con un gasto en electricidad de unos 5.000 euros al año que podría evitarse 1.650 euros, impuestos incluidos. «Sólo en corregir la potencia supone un ahorro de 690 euros al año que con impuestos suman 870 euros de media, más otros 750 con impuestos incluidos por reducir la tarifa y los servicios adicionales. En total, 1.650 euros menos al año, es decir, se podría ahorrar un tercio de la factura».

En las explotaciones agrícolas el principal foco de consumo energético lo constituyen la maquinaria agrícola, las instalaciones ganaderas y el riego. Al respecto de la maquinaria, «es vital la puesta en marcha de medidas dirigidas a reducir el consumo de combustible, la principal fuente de energía, con maquinaria más eficiente», añadió García.

En el caso de las instalaciones ganaderas, el 75% de la energía que se utiliza para el mantenimiento y puesta en marcha de los equipos es eléctrica, y l gasóleo se deriva para la climatización de las naves, motivo por el que los costes en las explotaciones ganaderas son muy elevados. «La implementación de medidas de ahorro y eficiencia energética constituyen la mejor alternativa para reducir el gasto de este tipo de explotaciones, incrementando su beneficio y competitividad», insistió el director de Soriactiva.
De igual modo, es necesario incidir en el ahorro en el riego, mediante la instalación de sistemas más eficientes y el uso de nuevas técnicas, consiguiendo reducir al mismo tiempo el consumo de agua.

Fuente http://www.diariodevalladolid.es/noticias/mundo-agrario/eficiencia-energetica-campo-mas-competitivo_100064.html